Aceptar, adaptarse y confiar

Por el Dr. Ernesto Sanguinetti – Socio Director ASB Abogados

Continuar hablando sobre el efecto disruptivo de la pandemia de COVID-19 resulta a esta altura agotador y redundante.

Basta leer diariamente los diarios y portales de distintos lugares del mundo, para advertir esta realidad: todo se ha paralizado y todo se ha transformado profundamente.

Agotador es también escuchar o leer los vaticinios de los profetas de turno, con sus profecías de fin del mundo - o por lo menos el fin del mundo que conocemos.

 

Lo cierto es que nadie puede predecir el Postpandemia, podemos esbozar algunos conceptos, algunas pinceladas, pero la realidad es que las personas y organizaciones están - ante todo - evaluando el futuro inmediato: su subsistencia.

 

Desde ASB Abogados, hemos vivido desde el comienzo de la pandemia, un ejercicio extraordinario e inédito: asesorar a nuestros clientes en la toma de decisión en un contexto de plena incertidumbre y cambiante día a día. Me consta que lo hemos hecho con inmediatez y lucidez, y nos ha demandado una gimnasia sin precedentes, que nos enriquece profesional y humanamente.

 

Y si bien nadie puede predecir que pasa después, resulta claro que necesitamos ahora acompañar a nuestros clientes en este proceso, “empujar” a nuestros clientes hacia el después, a empezar a pensarlo y delinear las posibilidades.

 

Tres mensajes claros y positivos considero oportuno transmitir a tal fin:

 

El primero es la aceptación.  Ya conocemos la situación, y conocemos que no depende de nuestra voluntad sus consecuencias. Debemos, por lo tanto, asumirla. Cada persona o cada organización no podrá cambiar los hechos, de nada sirve resistirse o lamentarse. Lo único que podemos hacer es cambiar la actitud que tenemos frente a la situación. Diría que el optimismo es el faro que puede iluminarnos ante los hechos.

 

El segundo es la adaptación.  Los líderes, ante todo, pero también todos los miembros de las organizaciones deberán impulsar sus organizaciones hacia la adaptación, en el sentido de cambiar las características y estructuras, para desarrollarse en un nuevo contexto.

 

Requerirán información, análisis de contingencias, velocidad e inmediatez en la toma de decisión, y todo ello con una alta cuota de creatividad.

 

Creo que la adaptación, - como hemos expuesto desde ASB Abogados en otras publicaciones - no se tratará de la regla Darwiniana donde el más fuerte ganará a expensas de sus rivales, sino que necesariamente tendrá una alta cuota de negociación, contratos colaborativos y procesos horizontales, sustentados fuertemente sobre la tecnología.

 

Por último, es la esperanza. No caben dudas que todo tienen un final. Lo que estamos viviendo ahora, terminará indefectiblemente.  La sociedad y economía se van a recuperar, con distintos escenarios de “curvas” como marcan los economistas, pero se recuperará al fin. No hay otra posibilidad, las empresas recuperarán su actividad, las personas volverán a sus puestos de trabajo.

 

De allí, que tal como sostenemos desde ASB Abogados desde el inicio de esta crisis inédita, resulta un faro para los líderes y directores de las organizaciones, entender que su obligación, ante todo, es hacer sustentable la empresa para existir con posibilidades después de la pandemia. No se trata simplemente de tomar las medidas drásticas de ahorro, sino además pensar la organización en sus posibilidades, virtudes y fortalezas, y adaptarla a los desafíos que seguramente se presentarán.

 

Por nuestra parte, nuestro deber es prepararnos el doble, no solamente en contenido jurídico, sino en otros aspectos que hacen al análisis de contexto, a la planificación estratégica, y a todas las herramientas que hacen a la negociación, para acompañar a nuestros clientes y nutrirlos de posibles soluciones que sean, a la vez, gestionables y con resultados concretos.

© 2020 Sitio creado por Barzza