Medida cautelar y presunción de contrato de trabajo

En el marco de una medida cautelar, se le ordenó a la sociedad RAPPI ARG. S.A.S. que cese en forma urgente con la conducta “antisindical”

Fallo comentado: “ROJAS LUIS ROGER MIGUEL Y OTROS C/ RAPPI ARG SAS S/ MEDIDA CAUTELAR”

El 19 de marzo del corriente año el Juzgado Nacional de Primera Instancia de Trabajo Nº 37 (en adelante JNT 37), en el marco de una medida cautelar, ordenó a la sociedad RAPPI ARG. S.A.S. (en adelante “RAPPI”) que cese en forma urgente con la conducta “antisindical” y proceda a desbloquear el acceso a su aplicación informática y móvil llamada “Soy Rappi” a los actores.


La contienda comenzó en tanto los actores sostuvieron que RAPPI decidió bloquearles su ID de ingreso a la aplicación para cumplir con el servicio de reparto de mercaderías, luego de asistir a una reunión con personas que se identificaron como empleados de RAPPI y en función de los reclamos efectuados en torno a las condiciones de trabajo.-
Debemos aclarar que uno de los actores (ROJAS) ostenta el cargo de Secretario General de la Asociación de Personal de Plataformas (APP), cuya inscripción de la asociación gremial se encuentra en trámite ante el Ministerio de Producción y Trabajo.


Así las cosas, sostuvieron los actores que RAPPI es su empleador y como tal ejerce las facultades de contratación, de dirección, de dación de tareas, de monitorear su desempeño, de adoptar medidas disciplinarias, de dar órdenes de trabajo a través de la plataforma digital e incluso sostuvieron que la empresa “no despide” sino que “bloquea”, lo que entienden que es un mero eufemismo del acto de despido.


Como hemos adelantado, el JNT 37 entendió probado la verosimilitud del derecho, en tanto en la causa se encontraba demostrado prima facie la “prestación de servicios “a pedido”  desempeñados bajo la directiva de la demandada”, la actividad gremial desempeñada por los actores y que RAPPI se encontraba notificada del carácter de representantes sindicales que ostentan los actores, y como tal estarían revestidos de la especial tutela que otorga la ley 23.551 en sus arts. 1 y 47, y por ello hizo lugar a la medida cautelar.


El fallo se encuentra apelado.


En un artículo anterior hemos señalado la ausencia de claridad de encuadre jurídico para este nuevo paradigma contractual y los vínculos jurídicos que se generan a partir de él, situación que es apremiante resolver dado que estas modalidades se expanden y “llegaron para quedarse”, lo que exige un marco jurídico para dar previsibilidad y estabilidad.


Si bien el fallo ha resuelto una medida cautelar, es decir es una decisión que no causa estabilidad de cosa juzgada, se observa la tendencia de sujetar este tipo de vínculos a las reglas del contrato de trabajo, y principalmente, a las reglas del derecho sindical, tal como actualmente se concibe y rige, aún cuando su aplicación pueda ser forzada y no encaje claramente en todos sus preceptos constitutivos, lo que puede llevar a decisiones arbitrarias y/o desajustadas al derecho vigente.
 

 

© 2020 Sitio creado por Barzza