Extienden condena de un juicio laboral a quien no ostentaba la posición de socio gerente de una S.R.L.

La sala interviniente decidió revocar la sentencia de grado que había rechazado el pedido de condena solidaria contra quien no ocupó el rol de socio gerente de la S.R.L.

Por el Dr.  Lucas Battiston - Socio ASB Abogados

En fecha 16 de mayo de 2019 la sala IX de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo dictó sentencia extendiendo la condena en un juicio laboral contra quien no revistió el carácter de socio gerente en una S.R.L. En tal sentido, en autos “Taborda, Pablo Ezequiel c. Voguee S.R.L y otro s. Despido” la sala interviniente decidió revocar la sentencia de grado que había rechazado el pedido de condena solidaria contra quien no ocupó el rol de socio gerente de la S.R.L. De tal forma, la sentencia de Cámara dispuso la condena solidaria de quien revistió el carácter de socio de la S.R.L. argumentando que se probó en autos que el socio gerente de la sociedad (que además era un socio minoritario) había otorgado un poder para actuar en nombre y representación de la S.R.L., con amplias facultades de administración y representación.

En tal sentido, la sentencia entendió expresamente que: “… Es decir que la codemandada … no es solo una “cuotapartista” sino que se trata de la socia mayoritaria, quien –insisto-, además cuenta con un poder con facultades de administración y representación otorgado por el socio gerente del ente societario –quien aparece como el socio minoritario de la S.R.L”. Entendió entonces la sentencia de alzada que la existencia de este poder, pese a que dicha codemandado no ostentaba el cargo de socio gerente, fue prueba suficiente para acreditar que fue dicha persona quien manejó la “voluntad” de la empresa y por ende dispuso, en el caso concreto, la contratación irregular de la trabajadora.

Así entonces, lo que juzgó la sentencia de Cámara, para extender o no la responsabilidad a una persona física, fue si esa persona física efectivamente ejerció el rol de administrador de la sociedad empleadora, independientemente de que ese rol formal corresponda ser atribuido a quien formalmente reviste el carácter de socio gerente. En dicha tesitura, la sentencia de Cámara siguiendo el principio de primacía de la realidad por el que se encuentra imbuido el Derecho Laboral, dispuso condenar a quien, reitero, no fue formalmente el “administrador” de la S.R.L.

En este punto cabe destacar que la sentencia en comentario fundó la condena en los arts. 59 (que dispone que los administradores y representantes de la sociedad deben actuar como un “buen hombre de negocios”) y 274 de la ley 19.550 (que regula la responsabilidad solidaria de los directores de las sociedades anónimas en los casos de mal desempeño de su cargo, y es aplicado supletoriamente a las sociedades de responsabilidad limitada).

Consideramos que este tipo de resoluciones resulta saludable siempre y cuando se acredite que efectivamente quien administró la sociedad resulta ser alguno de los socios independientemente de que no revista el carácter de socio gerente. No obstante ello, la prueba del efectivo ejercicio de dicha administración recae en cabeza de alguien distinto al socio gerente (y o el director en el caso de una sociedad anónima) debe ser concreta y asertiva, no siendo admisible que la presente construcción jurisprudencial sirva como un conducto para la extensión de condenas a personas que simplemente hayan revestido el carácter de socio o accionista.

 

© 2020 Sitio creado por Barzza