Las cuotas de alimentos, y la cuarentena eterna

Por la Dra. Guadalupe Del Pilar Guerrero, socia de ASB Abogados

Como todos sabemos, ya pasaron 200 días desde el dictado del decreto del Pen que establece el ASPO, en el cual el aislamiento social preventivo social y obligatorio a esta altura ha dejado a la luz infinidad de cuestiones de la vida cotidiana sin resolver, entre ellas el tema nunca menor de los ALIMENTOS.

 

Durante estos meses, y luego de varias solicitudes, algunos jueces innovaron en materia de notificación con respecto de las demandas de alimentos, entendiendo que era una materia urgente y así aquellos progenitores que iniciaron el pedido de la fijación de una cuota de alimentos a favor de sus hijos, ( depende la jurisdicción en que tienen la suerte de litigar, variará sustancialmente el proceso y su impulso, y por ende el resultado, en cuantía y tiempo del mismo ) obtuvieron la misma, reclamo, que por cierto en general es siempre justo y que amerita un tratamiento urgente, porque la necesidad es ahora!

 

Otros Jueces, por cierto, los menos, y en forma súper limitada, a pedido de parte establecieron una cuota de alimentos SUPLEMENTARIA,  es decir , que la misma, más allá de la cuota de alimentos establecida en forma ordinaria, y mensual, ordenaron que se le  adicione a la misma  una cuota de alimentos suplementaria adicional, a la cuota mensual, con motivo de la cuarentena, y sobre todo para aquellos niños que  vivían, por citar un ejemplo, en forma exclusiva con uno de los progenitores, y el otro había manifestado  expresamente que no podía hacerse cargo de su hijo durante la vigencia del Aspo.  En el primer fallo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires,  expresamente el Juez manifestó en su dictamen “Es que, en esta instancia extraordinaria, más que nunca es necesario apelar al principio de solidaridad familiar que informa toda nuestra legislación en la materia y que impone a los adultos adoptar todas las conductas necesarias para sostener bienestar de sus hijos generando un ambiente de colaboración mutua y evitando desencuentros que solo generan incertidumbre y zozobra en el ánimo de aquellos a quienes deben proteger, educar y proporcionarles todo lo necesario para que no deban enfrentar dificultades innecesarias. Así, entiendo que en esta especial, extraordinaria e imprevisible situación sanitaria, social y familiar que atraviesa la humanidad ese principio de solidaridad, en el caso concreto de autos, se traduce en una decisión equitativa que conjugue las distintas circunstancias que atraviesan las partes y la adecuada satisfacción de los derechos de su hijo. En este sentido, cabe ponderar que las situaciones excepcionales como la que se atraviesa mundialmente-pandemia Covid 19-, requieren de un plus de protección para que el desarrollo del adolescente no se torne ilusorio e insuficiente.”

 

En la legislación Española, se esta viendo en reiterados fallos, el derecho de las madres/ padres  a solicitar el reintegro de gastos extras, en que han incurrido en que han incurrido durante la vigencia del Aspo, y la jurisprudencia les esta reconociendo este derecho a  recuperar no solo el dinero invertido adicional y no contemplado por el otro progenitor, sino que a su vez, estableció que ambos progenitores deben pasar tiempo de calidad con sus hijos, y ser “solidarios” también con el otro progenitor, por lo que si un padre estuvo tres meses al cuidado en forma exclusiva de un niño, será ahora el otro progenitor quien deberá procurar cuidar a ese niño, implementando los cuidados necesarios a tal fin, o valorando en dinero los gastos adicionales hacia el otro progenitor que ha suplido su cuidado.

 

Ha pasado mucho tiempo desde el 20 de marzo, y la realidad de todos ha cambiado de diferentes maneras, muchos han visto disminuir su trabajo, otros directamente ya no lo tienen, y las obligaciones alimentarias persisten y es necesario cumplirlas, ya que son los alimentos para nuestros hijos.

 

Los juzgados se colman de pedidos de aumento de cuota de alimentos para los hijos, y en otros casos, de disminución de la misma, para los que la crisis los ha golpeado de una manera que ya no pueden ni siquiera cumplir con lo esencial del pago primario de la obligación pactada.

 

Es responsabilidad de todos los que trabajamos en el Derecho de Familia, y sobre todo de los operadores jurídicos buscar soluciones creativas en tiempos de crisis que amparen a los más débiles, buscando soluciones alternativas, que conjuguen los derechos de todos, priorizando siempre a los que por su edad no se pueden representar por si mismos.

© 2020 Sitio creado por Barzza