COVID 19 y los Derechos de Propiedad Intelectual

El mundo entero está pasando momentos críticos generados por la pandemia del Covid-19 y como no podía ser de otra manera los derechos de propiedad intelectual no han quedado al margen.

Esta crisis ha  generado distinto impacto,  ya sea por las decisiones y/o acciones que han tomado los gobiernos, o los propios titulares de derechos de propiedad industrial o creadores de obras intelectuales, o las sociedades de gestión de derechos autorales y también, como no podía ser de otra manera, la espontaneidad de la gente.


En este contexto de crisis y absolutamente excepcional, la población española comenzó a salir espontáneamente a los balcones para aplaudir al personal sanitario, fuerzas de seguridad y otros servicios esenciales. Además, puede escucharse  el himno nacional y el nuevo  “himno” que ha marcado la cuarentena, el tema “Resistiré” del Dúo Dinámico, quienes  hace unos días han cedido sus derechos de propiedad intelectual a la comunidad de Madrid.  Lo propio también han hecho Los Secretos, cediendo los derechos de uno de sus grandes clásicos: “Pero a tu lado”. Estas canciones han sido en las últimas semanas, las más buscadas y reproducidas en España en plataformas como Youtube o Spotify  y se han transformado en el signo de la lucha contra el Covid-19. Los autores de Resistiré dijeron que “la canción siempre ha sido una medicina para todo el mundo”.
 

Así también, la SGAE (Sociedad General de Autores y editores) y otras sociedades de gestión de derechos de propiedad intelectual  han tomado medidas como las de suspender su facturación en los sectores afectados y no cobrar sus cánones mensuales a negocios de hotelería y locales de ocio nocturno mientras dure la crisis generada por la pandemia.
 

Estas y otras expresiones de comunicación pública que en otro momento hubieran podido dar lugar a cuestionamientos y reclamos de parte de las sociedades de gestión y de los propios autores,  quienes de hecho son trabajadores que dependen de los derechos que les pagan las sociedades de autores y que en los próximos meses seguramente serán de los sectores más afectados por esta crisis, hoy se unen para colaborar  y conectar a millones de personas a través de su arte.

 

En nuestro país también se han dado diferentes manifestaciones artísticas para mitigar los efectos del encierro. Además de los aplausos y la música en los balcones y terrazas, también el sector editorial respondió de inmediato a la cuarentena obligatoria con una gran oferta de libros para descargar gratis o para leer on line. Algunos de  los libros que se pueden adquirir están en el dominio público pero otros  son de edición reciente y se están vendiendo en librerías. Es así como algunos autores se suman a esta movida liberando parte de su bibliografía  como Felipe Pigna, o Pablo Bernasconi que comparte cada día un cuento publicado en alguno de sus libros. La editorial Isol liberó uno de sus libros más reconocidos “Secretos de Familia”  y, en la rama del derecho, la Editorial Erreius invita a quedarse en casa compartiendo la visualización de su colección Compendio Jurídico en formato E-Book. 
 

Sin embargo, algunos autores están en contra de regalar su material y defienden no sólo sus derechos de autor, sino el oficio de la escritura como una forma de que se respete la remuneración de su trabajo. También algunos teatros como El Cervantes, Timbre Cuatro o La Plaza, ofrecen obras gratuitas en diferentes plataformas como Youtube o Instagram. 
 

Lo cierto es que si no hubiera un incentivo y protección a la creación, no existiría lo mucho que hay hoy en día para ver, escuhar y leer para transcurrir mejor estos días de aislamiento. 
 

Por otra parte, frente a los intereses y necesidades de la sociedad en esta crisis, los derechos de propiedad industrial como las patentes, modelos de utilidad y modelos industriales, han dado lugar a diferentes iniciativas que permiten acceso público, licencias no voluntarias, etc. Por ejemplo, las autoridades europeas han publicado y autorizaron el uso gratuito de los estándares de fabricación de material sanitario, entre ellos se incluyen mascarillas, guantes y batas. Estos estándares estaban sujetos a las leyes de propiedad intelectual y gracias a la liberación de los mismos. Las empresas tendrán menos trabas para comercializarlos y manufacturarlos y se busca que estos productos puedan llegar a más personas para combatir la epidemia. Por su parte, la empresa Medtronic con sede en Israel, liberó la patente de sus respiradores para que se puedan fabricar en todo el mundo y otras empresas puedan ayudar a satisfacer esa demanda.

 

Esta empresa también puso el bien público por encima de sus intereses comerciales y eximió del pago de regalías a sus fabricantes mundiales e incluso publicó las especificaciones técnicas completas para que otros fabricantes también puedan hacerlos. 
 

En Chile, en una votación unánime de la Cámara de Diputados, se resolvió solicitar al Ministerio de Salud para que declare la existencia de razones de salud pública para la concesión de licencias no voluntarias sobre Propiedad Industrial respecto de todas las solicitudes de patentes y patentes concedidas que afecten a vacunas, medicamentos, dispositivos de diagnóstico, suministro y otras tecnologías útiles para la vigilancia, prevención, detección, diagnóstico y tratamiento de las personas infectadas por el Covid-19. Y también, desde el lunes 6 de abril, a pedido del laboratorio Abbvie, el INAPI (Instituto Nacional de la Propiedad Industrial) de Chile, liberó seis patentes vinculadas a medicamentos que son testeados para el tratamiento del Covid -19. 
 

Por último, una referencia a las marcas que tampoco han quedado ajenas a esta crisis.  Algunas se han adaptado y otras han resuelto acompañar para reforzar la toma de conciencia de las medidas de  aislamiento social y mantenimiento de la distancia entre las personas, a fin de no contribuir a la propagación del virus. Para este nuevo escenario, por ejemplo uno de los primeros en modificar su signo distintivo fue Mercado libre que cambió su logo del “apretón de manos” por un saludo “codo con codo”.  Burger King  también modificó su logo en el que ahora resalta BURGER IN,  y percibiéndose de manera mas tenue las letras K y G. Lo propio hizo Renault, al cambiar su slogan: “SIEMPRE FUIMOS TU COMPAÑERO DE SALIDAS, PERO ESTA VEZ VAMOS A ACOMPAÑARTE AUNQUE NO SALGAS”.  Y entre nuestros clientes el CLUB DE LA MILANESA, decidió aportar desde su lugar armando y promocionando un Kit especial para cocinar en casa, en familia y/o con los chicos.
 

Para todos hoy hay un solo objetivo: cuidarnos y cuidar al otro para poder superar el desafío que afrontamos. Pese al impacto, los derechos de Propiedad Intelectual pueden demostrar estar a la altura de las circunstancias que la realidad exige.
 

© 2020 Sitio creado por Barzza