Interesante fallo sobre la disponibilidad de negociación colectiva y sucesión de convenios

Por el Dr. Lucas Battiston – Socio Director en ASB Abogados

A través de la sentencia de fecha 31 de marzo de 2021 la sala V de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo, en autos “Estrella, Marcos Gustavo y otros c. Administración Nacional de la Seguridad Social s. Diferencias de salarios” determinó la improcedencia de una acción tendiente a reclamar la inconstitucionalidad del CCT 305/98 “E” en cuanto dispuso la supresión del rubro “adicional por antigüedad”.

Cabe mencionar que el adicional en cuestión consistía en un pago del 3% sobre los ítems remunerativos y que este adicional era percibido por los trabajadores  de la  Cajas de Asignaciones Familiares para el Personal de Comercio después de un año de antigüedad. Dichos trabajadores fueron traspasados en el año 1992 a la órbita de la ANSES.

Ahora bien, luego de dicho traspaso, más precisamente en el año 1997, se acordaron nuevas pautas de regulación del trabajo de dichos empleados, surgiendo así el CCT 308/98 “E”, el cual dispuso entre otras cosas un nuevo esquema salarial, eliminándose el adicional por antigüedad en cuestión. La cuestión debatida giró en torno a determinar si subsiste el derecho de los actores a que se les mantuviera el régimen legal vigente previo al traspaso.

Para resolver de manera negativa la sala actuante sostuvo que: “… Corresponde recordar que el Decreto 2284/91 por medio del cual se disolvió el Instituto Nacional de Previsión, dispuso la incorporación de los trabajadores a la ANSES, y estableció en el art. 100 que el personal perteneciente al Instituto Nacional de Previsión Social mantendrá las mismas condiciones laborales y se regirá por la normativa convencional vigente, subsistiendo los derechos y obligaciones tanto de los empleadores como de los trabajadores respecto al Sistema Único de la Seguridad Social (art. 101), decreto que fue luego ratificado por la ley 24.307… En el marco de lo dispuesto por el CCT 305/98 “E” se reformularon las condiciones de labor y retributivas y se establecieron adicionales autónomos que se incorporaron al básico, tales como los rubros de reencasillamiento, de ampliación horaria y se establecieron nuevas jerarquías retributivas (ver art. 28 del citado convenio).

… Si bien los trabajadores del Instituto Nacional de Previsión Social que fueron transferidos a la ANSES tenían el derecho a mantener las condiciones laborales vigentes a ese momento (cfr. art. 100 del decreto 2284/91 ratificado por ley 24.307), ello no importa a mi juicio que los sujetos en ejercicio de la autonomía privada colectiva - teniendo en cuenta la realidad socio económica de naturaleza eminentemente dinámica y cambiante y la necesidad de que los convenios colectivos se adecuen a la misma -, no puedan pactar una nueva estructura retributiva que reemplace el régimen regulatorio anterior, considerando por otra parte que la comparación entre dos esquemas deben analizarse ambos en su totalidad pues no resulta una metodología apropiada tomar ciertos elementos del nuevo esquema y agregarle las más favorables del antiguo, tal como lo pretende la parte actora al considerar que debe mantenerse el adicional por antigüedad originariamente previsto, soslayando las nuevas tarifas acordadas y distintos adicionales que anteriormente no existían…”.

 

Creo necesario destacar, que el Ministerio Público del Trabajo ha sostenido reiteradamente, desde antiguo y en sus diversas composiciones, la disponibilidad colectiva de los actores sociales en lo que respecta al ejercicio del derecho constitucional de negociar las condiciones de trabajo, sin otro límite que el emergente de la imperatividad legal, y ha participado de la tesis de la sustitución temporal de los convenios, con prescindencia del nivel de beneficio, que descarta la incorporación de los derechos a los contratos individuales (ver, entre muchos otros, y más allá de los matices puntuales de distinción, las consideraciones vertidas al dictaminar en el Fallo Plenario N° 306, recaído el 28 de diciembre del 2004, en autos “Rodríguez, Eduardo Omar y otros c/ Telefónica de Argentina S.A. s/diferencias de salarios” y, entre muchos otros, Dictamen Nro. 42.172, del 5 de mayo de 2006, en autos “Laíno, Juan Bautista y otros c/ Telecom Argentina S.A. s/diferencias de salarios”, etc.).

Esta posición, que incluye a los convenios colectivos en aquello que se denominara el “marco cambiante y ajeno”, cuenta con sólido aval doctrinario[1].

Este principio de la autonomía de la voluntad colectiva resulta uno de los pilares del Derecho Colectivo del Trabajo, ya que permite a los actores sociales (representantes colectivos) negociar y renegociar condiciones de trabajo y aspectos propios del colectivo que aplican a ese universo en aras de adaptarse a las realidades de una determinada categoría de trabajadores en forma más dinámica y ajustada a las categorías profesionales que comprende, en comparación a lo que puede hacer una ley (norma heterónoma).

Que en nuestro país el contenido de la negociación colectiva en los últimos años no ha permitido quizá mostrar esta cualidad de adaptación y adecuación a la realidad de las relaciones laborales no implica que el principio de la autonomía de la voluntad colectiva haya perdido vigencia y merezca otro análisis.

De tal forma, entendemos que el fallo en comentario resulta ajustado a derecho en cuanto respeta la voluntad de las partes intervinientes en el CCT 305/98 “E” ya que, de sostenerse la teoría de la incorporación al contrato individual de trabajo de los derechos que surgen de un convenio colectivo, se produciría un enorme desincentivo a la negociación colectiva, ya que ello implicaría una mayor retracción del sector empresario a la hora de realizar concesiones en el marco de dicha negociación.

 

 

[1] Ver en tal sentido ver en tal Ernesto Krotoschin, “Tratado Práctico de Derecho del Trabajo”, T. II, págs. 138 y sgtes., Ed. De Palma, 3ra. Edición; Juan Carlos Fernández Madrid, “Tratado Práctico de Derecho del Trabajo”, T. III, págs. 376 y sgtes.; Américo Plá Rodríguez, “Veintitrés Estudios sobre Convenios Colectivos”, FCU, Montevideo 1988, págs. 207 y sgtes., Adrián Goldín, “Autonomía Colectiva, autonomía individual e irrenunciabilidad de derechos”, Cuadernos de Investigaciones Nro. 22 Instituto Ambrosio L. Rioja; Julio Simón, “Derecho Colectivo del Trabajo”, Edit. La Ley, págs. 468 y sgtes., Héctor Guisado, “La regla de la condición más beneficiosa”, en D.T. 2007-A-pág. 164.