Prorrogan el régimen de doble indemnización

En el día de hoy se publicó el decreto de necesidad y urgencia 961/2020, a través del cual se decide prorrogar el régimen de doble indemnización originariamente previsto por el decreto 34/2019 (a pocos días de asumir el actual Gobierno).

 

La prórroga de vigencia de dicho régimen se extiende, en función del decreto 961/2020, hasta el 25 de enero de 2021. El texto del decreto no trae mayores novedades dado que dispone el pago del “… doble de la indemnización correspondiente” por despido, claro está. Al igual que en la anterior prórroga, se excluye de este régimen al personal del sector Público Nacional definido por el art. 8 de la ley 24.156.

También se excluye del régimen de doble indemnización a las contrataciones efectuadas con posterioridad a la entreda en vigencia del decreto 34/2019 (es decir a las contrataciones producidas luego del 13 de diciembre de 2019).

 

Por otro lado, la nueva prórroga contiene las mismas carencias que los dos decretos anteriores, dado que no se precisa los rubros que alcanza la duplicación (lo cual será materia de pronunciamientos diversos en la Justicia). Además resulta cuestionable que al mismo tiempo que se prohíben los despidos, con prórroga hasta el 26 de enero de 2021 y se restringe el universo de empresas beneficiadas por el Programa de Asistencia al Trabajo y la Producción, se mantenga este régimen de doble indemnización. Ello por cuanto no cabe ninguna duda que muchísimas empresas se encuentran en una delicadísima situación económica y estas medidas no hacen más que agravar el momento, quitando además las más elementales herramientas con las que un empleador debe contar, a saber la posibilidad de extinguir un contrato cuando el mismo se vuelve excesivamente oneroso (situación prohibida dado que no se puede despedir ni invocar la fuerza mayor, ni falta o disminución de trabajo no imputable al empleador) y conocer a ciencia cierta el costo de dichas extinciones (ecuación que ha sido modificada por el Poder Ejecutivo a partir de las sucesivas prórrogas de la doble indemnización).

Es cierto que el trabajador, como ha dicho la Corte Suprema en los fallos “Aquino”  y “Vizzoti”, es sujeto de preferente tutela constitucional (y ello se encuentra recogido en los considerandos del presente decreto 961/2020), pero no debemos olvidar que sin empresas no hay trabajadores.