El acogimiento y posterior cumplimiento de una moratoria evita la aplicación de la multa prevista en el art. 132 bis de la LCT

Dicho fallo fue apelado por la accionada y resuelto por la sala VI de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo

En la causa “Torres, Tena Gisela c/ Hostal Geriátrico La Luisa S.A. y otro s/ Despido” se había dispuesto la condena al pago de la multa prevista en el art. 132 bis de la LCT por haberse detectado la renteción indebida de aportes con destino al SUSS (Sistema Único de Seguridad Social).

Dicho fallo fue apelado por la accionada y resuelto por la sala VI de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo. El fundamento de la apelación en cuestión fue que si bien había existido una retención indebida de aportes con destino al SUSS, la sociedad se había adherido a una moratoria que incluía dicha deuda, habiendo y continuando cumpliendo  (a la fecha de interposición del recurso) con el pago de cada una de las cuotas correspondientes a dicho plan.

Los jueces expresaron en su fallo que “… si bien la empleadora retuvo aportes y no los depositó en tiempo y forma, se adhirió a un plan de regularización de su deuda previsional que se encuentra vigente y que está siendo satisfecho lo que torna improcedente la condena impuesta”.

Al pronunciarse en tal sentido, los Dres. Graciela Lucía Craig y Carlos Pose explicaron que “la jurisprudencia ha señalado que el acogimiento empresario a un plan de facilidades de pago de las deudas de la seguridad social y su efectivo cumplimiento implican el cese de la conducta susceptible de ser sancionada con fundamento en el art. 132 bis de la LCT pues, por una parte, deja de configurarse el tipo previsto por la citada norma y, por otra, para hacer efectivo estos planes de pago debe estimarse la suma total adeudada y adecuarse ésta a las cuotas que corresponden de acuerdo al plazo otorgada para su cumplimiento, sin que quepa imputar cada pago a un rubro o concepto específico de los previamente adeudados, por haber desaparecido éstos como tales y haber pasado a formar parte de una nueva obligación de un único monto global”.

Lo novedoso del fallo es que considera una suerte de novación o modificación de la deuda a partir de la adhesión al plan, entendiendo que desde ese momento el total de las cuotas que componen dicho plan pasan a sustituir las sumas retenidas por el empleador. De forma tal que, cumplido con el pago de las cuotas correspondientes al plan, el empleador deja de ser un legitimado pasivo en lo que hace a la multa del art. 132 bis de la LCT dado que no cabe imputar cada pago de cuota a un rubro o concepto específico de los previamente adeudados.

Desde ya que la solución a la que arriba la sentencia de alzada sólo resulta viable en caso de adhesión y posterior cumplimiento del plan. Si fuera un caso de sola adhesión sin el cumplimiento posterior de las cuotas correspondientes, el empleador estaría incurriendo en una conducta similar a la que pretendía resolver (en cuanto a la retención indebida) y por ende debería ser condenado a abonar la multa del art. 132 bis de la LCT.  

© 2020 Sitio creado por Barzza