Prohibición de despidos y suspensiones.   

 

Por el Dr. Ernesto Sanguinetti – Socio en ASB Abogados.

Mediante Decreto 266/2021 (22/04/2021) se estableció nuevamente, la prórroga de la prohibición de despidos y suspensiones por causas económicas, hasta el 31/05/2021. El estado de situación no cambia del régimen jurídico de prohibición e indemnizaciones vigentes hasta el momento, salvo la exclusión específica de los empleados de la construcción bajo el régimen de la L. 22.250.

 

Recordamos que el régimen de prohibición de despidos y suspensiones, como asimismo el régimen de duplicación indemnizatoria, solamente se aplica a las relaciones de trabajo con inicio anterior al 13/12/2019.

Disposiciones del nuevo decreto de necesidad y urgencia

 

  • Se prohíben los despidos sin justa causa o por falta o disminución de trabajo y fuerza mayor.

  • Se prohíbe realizar suspensiones por causales de fuerza mayor o por falta o disminución de trabajo.

  • Se mantiene la posibilidad de suspender en los términos del art. 223 bis de la LCT (es decir la modalidad de suspensiones concertadas y que prevén el pago de una suma no remunerativa durante su vigencia), sin límite temporal.

  • Se excluye de sus previsiones al personal de construcción contratado bajo el régimen de la L. 22.250 y al personal del sector Público Nacional.

  • Se mantiene la presunción del COVID como afección de salud profesional (no listada) para los trabajadores que presten tareas habituales fuera de su domicilio particular, de tal modo que le serán reconocidas las prestaciones médicas y dinerarias que establece la Ley de Riesgos del Trabajo por parte de la ART.  Para el caso de trabajadores de la salud o miembros de fuerza de seguridad, se dispone el nexo causal directo entre las tareas cumplidas y el eventual contagio.

 

Análisis de situación jurídica frente a los despidos

 

Conforme al nuevo decreto, el contexto frente a despidos sin justa causa o por causales de fuerza mayor o falta o disminución de trabajo, se materializa de la siguiente manera:

 

  • El trabajador podrá solicitar la nulidad del despido, que implicará como consecuencia la “reinstalación” que, aun para el caso que el empleador no tenga tareas efectivas para otorgar, implicará la continuidad del vínculo laboral con el derecho de pago remuneratorio.

  • Esta contingencia se encuentra vigente hasta el 31/05/2021.

  • El trabajador podrá no obstante, optar por percibir sus indemnizaciones por despido, en cuyo caso deberá tenerse presente que sigue vigente el sistema de “duplicación”, impuesto por el Decreto 34/19 y 39/21, lo que se encuentra vigente hasta el 31/12/2021.

  • En tal caso – duplicación indemnizatoria – corresponderá incrementarse los montos indemnizatorios como consecuencia del despido incausado, hasta el tope de $ 500.000,00.

Desde ya que la prohibición dispuesta no resuelve el problema del empleador que, por razones de la crisis económica o debido a otras causales propias del giro de su negocio advierte que la falta de ocupación de su trabajador es de carácter permanente y no transitoria por la situación de Pandemia.

 

Dicho de otro modo: el empleador que advierta que ya no tendrá tareas para dar y que esto es una cuestión definitiva ajena de forma específica a las medidas transitorias que impone la Pandemia, deberá analizar la situación particular y evaluar la mejor decisión, pese a la vigencia de la prohibición de despidos.

 

Recordamos – como hemos opinado ya en las anteriores Prórrogas – que la prohibición de despidos, a esta altura de los acontecimientos, padece de posibles cuestionamientos de legalidad y constitucionalidad; principalmente, porque los fundamentos de su dictado han desaparecido por completo.

 

En efecto, la inicial prohibición dictada por el Dec. 329/2020 (31/03/2020) y prorrogada luego por sendos decretos (con un período de prohibiciones que va para 1 año y 2 meses); fundamentó la legitimidad con carácter de excepción y transitoriedad, y justificada en una serie de medidas que tienen como objetivo ayudar a las empresas a sobrellevar los efectos de la emergencia, expresándose “como correlato necesario a las medidas de apoyo y sostén para el funcionamiento de las empresas, en este contexto de emergencia”

 

Ante la inexistencia de un programa de ayuda general a las empresas (como lo fue en sus inicios el denominado “Programa ATP”), y que solamente existen algunas ayudas de carácter discrecional, restrictivas y exiguas (Repro II), pareciera que los fundamentos de legitimidad – por lo menos para las empresas que no cuentan con ningún tipo de ayuda – han dejado de existir, y ello conforme a los propios considerandos de la normativa de necesidad y urgencia dictada.

Análisis de situación jurídica frente a las suspensiones

 

En caso de suspensiones en contravención a la prohibición dispuesta, la contingencia asumida será que el trabajador tendrá derecho a impugnar la suspensión, y en consecuencia de percibir el 100% de su salario habitual y normal con carácter remunerativo. Ello sin perjuicio del derecho del trabajador de extinguir el vínculo laboral por culpa del empleador (despido indirecto).

 

Si bien se encuentran autorizadas las suspensiones en los términos del Art. 223 Bis de la L.C.T., debemos recordar que a la fecha no existen acuerdos colectivos sectoriales (por lo menos para la mayoría de las actividades) que avalen o legitimen las suspensiones colectivas; aunque es previsible que durante el mes de abril se dispongan acuerdos específicos.