Regreso a la presencialidad y uso de transporte.

A tenor de las consultas recibidas y cierta información periodística que circuló en los últimos días, consideramos oportuno aclarar estos aspectos, tal como hemos opinado oportunamente con el dictado del Decreto 494/2021 (7/08/2021).

En primer lugar, ratificar que para las zonas que NO sean calificadas de Alarma Epidemiológica,  no existen restricciones al uso de transporte público, a la convocatoria a la presencialidad, ni necesidad de contar con el certificado de circulación; sin perjuicio que en todos los casos, claro está, deberán cumplirse los protocolos y recomendaciones correspondientes (aforos de actividades, protocolos de cada actividad, aforos del transporte y limitaciones a la presencialidad para el personal de riesgo, etc.).

Ello, sin perjuicio de una norma que expresamente regule al respecto, se fundamenta esencialmente en la modalidad de regulación implementada por el Poder Ejecutivo Nacional.

Hasta Agosto/2021, la lógica de la regulación de la pandemia, se motivó esencialmente en un enfoque en diferenciar las actividades esenciales, autorizadas o generales, con distintos cierres y aperturas dependiendo el momento de pandemia y la decisión del Poder Ejecutivo Nacional, aunque también sujeta a las regulaciones Provinciales o Municipales que, de forma variada se fueron dictando.

Esto implicó, en líneas generales, que la convocatoria a tareas presenciales era de carácter restrictivo, e implicaba para el empleador la asunción de un deber de seguridad en el marco del cumplimiento de los protocolos y recomendaciones y, consecuentemente, garantizar el traslado sin utilización del transporte público, que quedó autorizado para ciertas excepciones siendo exigible el “Certificado Único Habilitante para Circulación - Emergencia COVID-19”.

El Decreto 494/2021 (7/08) cambió la lógica que hasta el momento imperó para disponer las actividades autorizadas o no en Pandemia, asumiendo como concepto general que todas las actividades se encuentran autorizadas – sujetas a los protocolos de aplicación en cada caso – salvo para las zonas consideradas de ALARMA EPIDEMIOLÓGICA.

 

Oportunamente analizamos los aspectos relevantes de las nuevas medidas de prevención (ver https://www.asbabogados.com.ar/medidas-generales-de-prevencion-en-las-relaciones-de-trabajo), pero recordamos que esencialmente en las zonas de Alarma Epidemiológica se mantiene la RESTRICCIÓN A LA CIRCULACIÓN (entre las VEINTE (20) horas y las SEIS (6) horas del día siguiente), LIMITACIÓN DEL USO DE TRANSPORTE PUBLICO (sólo podrá ser utilizado por las personas afectadas a las actividades, servicios y situaciones, consideradas esenciales o tengan turno de vacunación, con sus acompañantes, si correspondiere; y en todos los casos, deberá portarse el “CERTIFICADO ÚNICO HABILITANTE PARA CIRCULACIÓN- EMERGENCIA COVID-19”.

La Resolución 269/2021 (10/08/2021) del Ministerio de Transporte, en tanto modifica la Resolución 64/2020, ratifica el criterio dispuesto, en tanto solamente exige el certificado de circulación para las denominadas actividades esenciales y/o personal docente, no docente y alumnado que deba concurrir a actividades académicas presenciales, así como las personas que deban concurrir para la atención de su salud, o tengan turno de vacunación, con sus acompañantes (Conf. Art. 2), ello sin perjuicio de los aforos dispuestos para el transporte.

De tal manera que para el resto de las zonas calificadas que no sean de Alarma Epidemiológica, no existen restricciones al uso de transporte público, a la convocatoria a la presencialidad, ni necesidad de contar con el certificado de circulación.

A tenor de estas nuevas disposiciones, consideramos sugerimos:

  • Controlar habitualmente la calificación de la situación epidemiológica del establecimiento y/o zona de residencia del trabajador, y las normativas municipales o locales de aplicación.

Para ver la calificación:   https://www.argentina.gob.ar/coronavirus/informes-diarios/partidos-de-alto-riesgo 

  • Convocatoria a la presencialidad.

Sin perjuicio que no existen limitaciones (salvo Alarma Epidemiológica), mantener la convocatoria conforme a los aforos y protocolos, pero también con una mirada de prevención de riesgos, ya que le es exigible al empleador actuar de buena fe, de forma diligente, y conforme a su deber de seguridad.

  • Traslado de los trabajadores.

El empleador se encuentra facultado entonces a convocar a sus trabajadores a la presencialidad, sin obligación de abonar gastos complementarios o poner a disposición medios de transporte privados.

Esto no obsta, claro está, que aquellos empleadores que consideren conveniente mantener el pago de estos gastos, lo hagan como Beneficio de Carácter NO Remunerativo, en tanto su finalidad – en el marco de la Pandemia – se fundamenta en razones de seguridad y/o prevención.

  • Dispensas y licencias.

Deberá tenerse presente que continúan vigentes las dispensas de Personal de Riesgo, mayores de 60 años y embarazadas conforme a la Resolución 207/2020 y Resolución Conjunta 4/2021, con las recomendaciones que ya hemos analizado previamente (https://www.asbabogados.com.ar/vacunacion-covid-19-trabajo ) como asimismo las dispensas o licencias por cuidado de niño o adolescente en edad escolar; debiéndose analizar en cada caso particular la eventual negativa del trabajador a la concurrencia presencial.