VACUNACIÓN COVID-19: VUELTA AL TRABAJO PRESENCIAL.

Mediante Resolución Conjunta 4/2021 del Ministerio de Salud y Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social, (B.O. 9/04/2021) se estableció como principio general la obligatoriedad del trabajador vacunado, de retomar tareas presenciales. Comentamos los aspectos esenciales de la normativa a tener en consideración:

i) Trabajadores alcanzados:

 

 - Trabajadores en general.

Para todos los trabajadores, incluidos los trabajadores dispensados por mayor riesgo (mayores de 60 de sesenta (60) años de edad, trabajadoras embarazadas y Trabajadores incluidos en los grupos de riesgo), podrán ser convocados a trabajar una vez que hayan recibido al menos la primera dosis de cualquiera de las vacunas, transcurridos 14 días de la inoculación.

  • Trabajadores de la salud con alto riesgo de exposición.

Trabajadoras embarazadas y trabajadores incluidos en los grupos de riesgo de la Res. 207/2020 Ministerio de Trabajo, de la actividad de la salud, podrán ser convocados a trabajar transcurridos 14 días de haber completado el esquema de vacunación en su totalidad.

ii) Excepciones:

No podrán ser convocados a prestar tareas presenciales, las personas con los siguientes diagnósticos:

a. Personas con Inmunodeficiencias:

• Congénita, asplenia funcional o anatómica (incluida anemia drepanocítica) y desnutrición grave

• VIH dependiendo del status (< de 350 CD4 o con carga viral detectable)

• Personas con medicación inmunosupresora o corticoides en altas dosis (mayor a 2 mg/kg/día de metilprednisolona o más de 20 mg/día o su equivalente por más de 14 días).

a. Pacientes oncológicos y trasplantados:

• con enfermedad oncohematológica hasta seis meses posteriores a la remisión completa

• con tumor de órgano sólido en tratamiento

• trasplantados de órganos sólidos o de precursores hematopoyéticos

iii) Convocatoria a prestar tareas presenciales.

El principio general es la obligatoriedad del trabajador vacunado de retomar tareas presenciales. El empleador deberá materializar la convocatoria por los medios de comunicación habituales, pudiendo en caso de reticencia, intimar de modo fehaciente en los términos del Art. 244 L.C.T. (abandono de trabajo).

El trabajador deberá justificar su vacunación mediante constancia fehaciente o en su caso, con carácter de declaración jurada, informar los motivos por los cuales no pudieron acceder a la vacunación.

iv) Reticencia del trabajador a la vacunación.

El trabajador que “opte” por no vacunarse, está obligado a actuar de buena fe y efectuar todo lo que esté a su alcance para paliar los perjuicios que su decisión pueda originar al empleador.

Lamentablemente la resolución pareciera indicar que la vacunación es “optativa”, conclusión que consideramos contradictoria con los principios establecidos por la Ley 27.491 (Enero/2019 - “Control de Enfermedades Prevenibles por Vacunación”) que declaró  de manera expresa la obligatoriedad de todos los habitantes de someterse a los planes de vacunación y la prevalencia de la salud pública por sobre el interés particular, como asimismo a los principios de la L. 27.573 (Noviembre/2020) que declara la vacunación por COVID-19 como de interés nacional, como factor determinante para lograr controlar el desarrollo de la enfermedad, ya sea disminuyendo la morbimortalidad o bien la transmisión del virus.

Por ello sugerimos que en caso de reticencia del trabajador a someterse al  “Plan Estratégico para la Vacunación contra la COVID-19 en la República Argentina”, el empleador evalúe la conducta del trabajador considerando los perjuicios reales que su reticencia le provoca y los motivos o razones esgrimidos por el trabajador, lo que permitirá juzgar el alcance de la conducta y las consecuencias jurídicas en cada caso.

v) Aplicación de las Medidas de Prevención general

La vacunación no altera la aplicación de las normas generales de Prevención que la autoridad administrativa disponga, de tal modo que la convocatoria a la presencialidad, estará condicionada a las reglas generales de aplicación para las actividades y a los protocolos de actividades, rigiendo en la actualidad hasta el 30/04/2021, las dispuestas por el reciente Decreto 235/2021 (para ver el informe: https://www.asbabogados.com.ar/covid-19-medidas-de-prevencion )