La valoración de la incapacidad, del nexo causal y de la responsabilidad

Por el Dr. Alejandro Losito – Asociado en ASB Abogados

La sentencia dictada por la Sala IX de la CNAT en autos ARANDA, PABLO ALBERTO c/ SWISS MEDICAL ART S.A. Y OTRO s/ACCIDENTE - ACCION CIVIL” EXPTE 8423 / 2015 resulta trascendente en materia de Riesgos del Trabajo en cuanto (tanto el juez de primera instancia como los jueces de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo) admitieron valorar y analizar las eximentes civiles de derecho común, en el caso mediante un correcto y atento análisis del daño, de la incapacidad detectada y del nexo causal.

A partir de la pericia médica, los jueces entendieron que la actividad laboral desempeñada por el actor tuvo injerencia en la incapacidad física detectada pero sólo en un 50%, en función de los factores genéticos que presentaba el accionante, eximiendo de responsabilidad hacía la empleadora, en función que dicha incapacidad no se generó por la acción u omisión en el deber de cuidado, ni por culpa, ni por dolo, ni por el riego o vicio de las cosas, ni por ningún factor que pudiera obligar a la empresa a responder, sino por elementos que la exoneraban.

Lo interesante del fallo – y poco usual en el fuero -  es que los jueces profundizaron en la incapacidad psicológica informada por el perito médico y, dijeron que el porcentaje de incapacidad “sólo se trata de un elemento de juicio compuesto por apreciaciones científicas abstractas que no acreditan, por sí mismas, la materialidad de las circunstancias denunciadas como fundamento de los padecimientos que sufriría el trabajador, por cuanto la relación causal y/o concausal entre éstos y el factor laborativo sólo puede ser establecida por el juez a la luz de las restantes”.

De tal modo que concluyeron que la incapacidad psicológica del accionante, debe ser considerada con los elementos fácticos que la sostienen y observar si los mismos tienen relación con el trabajo. Así las cosas, los jueces sostuvieron que el informe brindado por el experto “no tuvo en cuenta a realidad del actor, quien resulta una persona con sus problemas, frustraciones y alegrías y que si bien ha empeorado su patología discal a consecuencia de sus labores y sin negar que ello pueda afectarlo emocionalmente, tal afección no puede ser relacionada causalmente con el trabajo”.

Este párrafo lo consideramos importante porque, tal como insistimos al momento de contestar demanda y de apelar, el informe pericial psicológico debe considerar en su análisis la situación personal y particular del accionante y las circunstancias que lo rodean fuera del trabajo, para comprender si finalmente la causa que genera la afección es el trabajo o bien se deben a otros factores distintos que, por tal motivo, no pueden ser atribuidos al empleador, lo cual ha sido valorado por los jueces, entendemos, correctamente.